Page 47

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

Primeros años del siglo XX. Grupo de mujeres en la alquería Lema. Don Blas fue un gran protector de las instituciones locales. Conocemos que de su almazara, mandaba aceite al Hospital Beneficencia, superando en cantidad, a cada uno de los demás donantes. Igualmente ayudó económicamente a la construcción del Centro Parroquial de Santa María. El semanario “La Paz Cristiana” del 8 de julio de 1932 decía: “Habiendo sido D. Blas Guzmán el más insigne bienhechor del Centro Parroquial, pues ha llegado a veinticinco mil pesetas las que ha dado de limosnas desde el principio de las obras hasta su muerte; la Parroquia de Santa María, la Juventud de Acción Católica, los Padres y Madres de Familia y los niños y niñas del Catecismo celebrarán el próximo miércoles, a las 8 y media un solemnísimo funeral en el que se cantará la partitura y Responso de Perosi. Se ruega a los hijos de Onteniente muestren su gratitud por lo que ha hecho el Sr. Guzmán en beneficio de la ciudad.” Entre otras noticias obtenidas, el semanario religioso “La Paz Cristiana” del 30 de julio de 1930, dice lo siguiente: “El miércoles día de la Visitación de Ntra. Señora, fue un día lleno de emociones y alegrías para la familia Ferrandiz Guzmán. Su angelical niña Mª Magdalena recibió la Primera Comunión en el oratorio histórico de la Alquería de Lema donde tantas veces celebró el gran Cardenal Benlloch. Fue celebrante el Sr. Arcipreste que pronunció oportuna plática. Asistieron el tío de la mamá D. Blas Guzmán, la tía del papá Dª Milagro Mergelina, viuda de Colomer y su familia, los hermanos y familia de ambos esposos y distinguidos parientes y amistades. Asistieron los muy amigos de la familia, presbítero D. Rafael Valls y D. Justo Bellver, otra señorita cuyo nombre sentimos no recordar y toda la concurrencia, durante la Misa Comunión. Terminada la ceremonia religiosa se sirvió un exquisito desayuno. Mil felicidades y enhorabuenas a tan distinguida cuanto amada familia.” Este oratorio, durante el período de la Guerra Civil, también fue destruido, saqueado y sus enseres incendiados, no ha quedado más que el recuerdo. 44


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above