Page 26

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

tribulaciones y llevada a las casas particulares, costumbre que aún persiste. En 1922, hubo alguna controversia o mala interpretación, sobre esta costumbre, y en mayo de aquel año, Roberto Laporta hizo imprimir, en la Imprenta C. Vilaplana de Alcoy, una cuartilla que circuló por la población, que reproducimos: “DILEMA Nuestro Sr. Cura Arcipreste se ha opuesto tenazmente desde el púlpito á la visita domiciliaria de la Virgen Milagrosa, llamándola Virgen extranjera, diciendo que esta manifestación de la Virgen es solo una desviación de la devoción a la misma. Ante la gravedad del caso, que llena de confusión á las almas y despierta en ellas la duda, hasta el punto de que muchas familias se resisten a admitir en sus casas la Imagen, urge la inmediata intervención del Prelado, si no se quiere que aquí tome incremento la impiedad. La Iglesia nos enseña que no haya más que una Madre de Dios, llamada por antonomasia la Virgen. Y con acudir a ella, sea bajo la advocación que se quiera, no sufre menoscabo el misterio de su Concepción Purísima. Así lo entiende hasta el sentido común. El mismo homenaje y veneración recibe la Excelsa Señora si se la invoca como Milagrosa, por ejemplo, que como Madre de los Desamparados. Ahora bien: el Sr. Cura está en lo cierto, o no lo está: si lo está, retírese de Onteniente toda imagen de la Milagrosa para acabar con un fetiche y, por tanto, con una ilusión; si no lo está, venga una pública retractación desde el púlpito y una función de desagravio por los desdenes que esta sufriendo la Santísima Virgen. Un patriota católico”. Nota: El hecho anecdótico reseñado anteriormente, no debe tomarse como una irreverencia, debe leerse situándonos en aquellos momentos de crispación y anticlericalismo, previos a la Guerra Civil de 1936, donde la pasión de algunos y la fe de otros nos llevó al triste enfrentamiento, que aún hoy lamentamos. Rematando el edificio del Hospital Beneficencia, se construyó en 1879 una espadaña, a la que se le colocó una campana fundida en Atzeneta, bendecida con el nombre de "Dolores Javiera" el 23 de junio del mismo año, con agua traída del Palacio Arzobispal, En 1.960 fue ampliada la espadaña, rematándola una imagen de la Milagrosa con nueva campana, donada por D. Rafael Gil Tortosa. En 1880 se instituye una capellanía para el Santo Hospital, cuyo texto se guarda como el documento número 48 de 1880 en el Archivo Municipal de Ontinyent, que por su interés reproducimos literalmente, dice lo siguiente: “Condiciones bajo las cuales cierto bien hechor desea fundar una Capellanía à favor del establecimiento Hospital Beneficencia de esta Villa y que presenta a la aprobación de la Junta y M. I. Ayuntamiento. 1. La Capellanía subsistirá todo el tiempo que sea posible; se crea por noventa y nueve años, transcurridos que sean por otros noventa y nueve y así sucesivamente mientras las leyes lo permitan. En ningún caso podrá 23


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above