Page 219

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

Fr. Fernando Ivars, Subdiácono. Fr. Gerardo Ribera, Subdiácono. Fr. Salvador Marco, Minorista. Fr. Luis Torres, Minorista. Fr. Estanislao de la Cruz, Minorista. Fr. Francisco Piñón, Corista. Fr. Vicente Asensi, hermano lego Fr. José Sanchis, hermano lego. Fr. Mariano Esteve, hermano lego. Fr. Diego Campos, hermano lego. Hermano Vicente Soria, Donado. La primera comunidad, como es norma en los franciscanos, cumplía escrupulosamente sus ministerios apostólicos y, a la vez, atendía desinteresadamente a los devotos del Cristo. De igual forma, los mismos devotos atendían económicamente a aquéllos ejemplares franciscanos durante los tres años que permanecieron en Santa Ana. Mientras se procedía a la edificación del nuevo convento, los religiosos y las autoridades locales convinieron por medio de un acta notarial, que dice: “Que la comunidad se instalará interimente en la Ermita de Santa Ana, enclavada en la jurisdicción de San Carlos, y después, y definitivamente en el ex- Convento de San Francisco, también de la jurisdicción de San Carlos”. (Iglesia de San Francisco y San Diego, situada en la calle Gomis). Pero no fue así, puesto que se empezó a edificar uno nuevo, donde hoy se encuentra el Convento Colegio de la Concepción. La ermita de Santa Ana pertenece a la jurisdicción de la parroquia de San Carlos desde que fue creada comunidad parroquial en 1851. Tiene planta de cruz latina, con bóveda ciega rebajada. A la derecha del recinto hay una pequeña capilla que pertenece a lo que fue la primitiva ermita. Allí se encuentra la imagen de Santa Ana, de la que recibe este nombre por haber sido la fundadora Ana Albuixech. El campanario es de 1849, con base cuadrada y rematado por una cubierta de teja árabe a cuatro aguas. Adosada a la ermita existe una casa de ejercicios espirituales, parte de este edificio anteriormente fue conventillo franciscano. En 1914 para aprovechar el antiguo edificio del provisional convento de franciscanos, una comisión de señoras dirigió al Ayuntamiento un escrito que por su interés reproducimos: “La que suscribe, Presidenta de la Junta establecida en esta Ciudad para sostenimiento de la moralidad en lo posible a nuestras fuerzas, a V. S. bajo cuya dignísima jurisdicción en lo civil, se halla el Ermitorio del Smo. Cristo de la Agonía de Santa Ana respetuosamente expone: Que la Junta de Señoras de mi presidencia, desea utilizar para sus fines moralizadores el mencionado Ermitorio del Smo. Cristo, organizando durante el año las tandas de Ejercicios Espirituales que creyere conveniente para toda clase de personas; a cuyo efecto, en nombre de la Junta solicita y pide: 1º - Que le conceda V. S. la correspondiente autorización. 2º - Que se le permita acomodar convenientemente las habitaciones sin derecho a reintegro por los gastos de reparación y para el plazo no menor de dos años. 216


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above