Page 211

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

“Como final de la fiesta del trabajo, la noche del lunes, (primero de Mayo) fue destruida la Cruz terminal del camino de San Vicente. Así hay locos que pagan al mejor de los obreros “Jesucristo” por haber muerto en cruz por su bien”. Entresacamos un artículo publicado en la revista parroquial “Vida Católica Onteniense” Con fecha 26 mayo 1935, que dice así: “ERMITA CAMPERA. Pleno día, el sol ha llegado a lo alto del meridiano; una campanita desde la espadaña de la ermita desata su lengüecita parlera y envía sus sones invitando a su disperso rebaño de creyentes, a la oración. El labrador que con la herramienta al hombro va camino del hogar, descubierta la cabeza, eleva su oración ferviente y sincera a la Reina de los Ángeles. La campiña canta su poema de paz y poesía. Para ti ermita agreste y campera; para ti blasón imborrable de hombres creyentes, que esparcieron por doquier la enseña de su religiosidad; para ti que con tu campanita tierna, ingenua enchida de néctar camperil esparces a los cuatro vientos como bandada de palomar blancas, el son místico de oración; para ti, es este recuerdo un alma enamorada de la tradición. Por eso al ver como los modernos creyentes se apartan y dejan en abandono a esa idílica ermita no puede menos que exclamar: ¡Que lástima que caigan en olvido esas tradicionales y cristianas devociones! El domingo 19 de Mayo, se celebró con gran esplendor la fiesta que la asociación de Llumeners de la ermita de S. Vicente Ferrer dedica a su Patrón. El día anterior, 18, hubo volteo de campana, limpieza general de la ermita y por la noche serenata por algunas casas de la vecindad, siendo digna de notar la buena acogida que recibieron en éstas, tanto los forasteros como los músicos que les acompañaban. El domingo, 19, a las seis de la mañana hubo volteo de campana y misa rezada, en la que ofició el Reverendo P. Eusebio Arbona del Colegio de la Concepción. A las 9 y media solemne Misa mayor en la que oficiaron el Rvdo. Sr. Cura de San Carlos y de diácono y subdiácono respectivamente D. Ricardo Silvage y D. Augusto Lluch; ocupando la Sagrada cátedra, ensalzando las glorias de San Vicente Ferrer, el Dr. D. Juan Belda Pastor, Arcipreste de Santa María. El coro sacro de San Carlos, junto con D. Juan Miquel organista y el farmacéutico D. Gonzalo Soler, notable violinista que se presentó galantemente con su instrumento, organizaron una orquesta que dio mayor realce a la fiesta. La ermita estaba engalanada con gallardetes y banderas, pareciendo una moza de fiesta; siendo una verdadera lástima que la lluvia matinal restara esplendor a la fiesta que tan acreditadamente prepararon los festeros de este año y especialmente los jóvenes de la comisión, Juan y Vicente Micó Penadés, que han sido lo que suele decirse: alma de la fiesta. La reseña de esta fiesta no tiene otro fin que el de ser aliciente para la nueva comisión de este año nombrada a tal efecto durante la celebración de la fiesta. V. Ubeda.” Unos años atrás, habitaba en este lugar una ermitaña que se cuidaba de hacer sonar la campana, anunciando las avemarías (tres veces: mañana, mediodía y anochecer). Anualmente, como es preceptivo en toda ermita, celebraba la fiesta a su santo patrón, Sant Vicent Ferrer. Coincidía un domingo después de Pascua de 208


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above