Page 199

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

dominada “San José”, hizo provisionalmente esta ermita las veces de parroquia, hasta el 19 de marzo de 1964, en que quedó inaugurada la nueva edificación en la calle José Simó Marín, 13. Situados frente a la fachada de la ermita, observamos a mano izquierda el campanario de poca altura, que se restauró en 1907, pues se encontraba en estado de ruina. La comisión que se encargó de llevar a cabo la restauración estuvo compuesta por: Vicente Gil, José Donad Pla, Antonio Gandía, Francisco Ribera, José Sempere, Rafael Campos, José Cantó, Ramón Cerdá, Felix Angla, Vicente Vidal, Francisco Castelló, y Juan Bautista Valor. El documento que dirigieron al Ayuntamiento, solicitando la autorización, dice lo siguiente: M.    I.    Sor.    Los   que   suscriben,   de   mayor   edad,   de   este   domicilio,   provistos   de   la   cédula  personal  que  exhiben  ante  V.  I.  tienen  el  honor  de  exponer:   Que  con  el  beneplácito  del  Revdo.  Sr.  Cura  de  Sta.  María  y  secundando  lo   que  es  plausible  idea  del  presbítero  D.  José  Donad  y  García,  están  estudiando  la   manera   de   reunir   fondos   para   derribar   el   campanario   de   la   Iglesia   de   la   Concepción,   que   amenaza   ruina,   y   poder   construirlo   nuevamente   dándole   mayor   solidez   y   haciéndolo   más   esbelto,   cual   corresponde   á   la   mayor   importancia   que   actualmente   tiene   dicha   iglesia,   y   cual   también   lo   exije   el   populoso   bario   donde   se   halla   emplazada,   cuyo   punto   está   designado   para   ensanche  de  esta  ciudad,  á  continuación  de  la  nueva  calle  de  San  Antonio.   La   construcción   de   un   nuevo   campanario   en   el   citado   templo,   es   una   necesidad  harto  sentida  y  reclamada  por  los  fieles  de  aquel  barrio,  los  cuales,   por  el  ánsia  de  embellecerlo,  por  patriotismo   y  por   la   fe  que   se  anida  en   sus   corazones,  están  dispuestos  a  contribuir  á  la  realización  de  la  obra,  bien  por   medio   de   limosnas   en  metálico,   ora   cediéndo   o   acarreando  materiales,   ó   ya   ofreciéndose  gratuitamente  para  trabajar  en  la  edificación.   Tratándose   de   una   obras   de   utilidad   para   los   fieles,   en   una   iglesia   pobre,  especialmente  exigida  por  el  peligro  de  que  se  derrumbe  el  campanario   existente,   parece   lógico   que   el  M.   I.   Ayuntamiento   debiera   ser   el   primero   en   votar  alguna  cantidad  como  base  asegurára  su  construcción;  pero  convencidos   los  que  suscriben  de  el  M.  I.  Ayuntamiento  no  le  basta  su  buena  voluntad  para   acordar   ningún   desembolso,   en   atención   a   las   múltiples   obligaciones   que   pesan  sobre  el  Municipio,  le  quedarían  muy  agradecidos  con  que  acordase  la   cesión  gratuita,  con  destino  á  la  obra  que  se  proyecta,  de  la  piedra  existente  en   la   plaza   de   Santo   Domingo,   ya   que   por   su   origen   no   puede   dársela   mejor   aplicación  y  menos  porque  á  toda  conciencia.  De  esta  manera  conseguiría  á  la   vez  el  M.  I.  Ayuntamiento,  sin  ningún  gasto,  el  que  limpiara  y  se  despejara  de   todo   obstáculo,   la  mencionada   plaza,   intransitable   hoy   por   la   piedra   en   ella   amontonada.    En  su  Consecuencia     Suplica  al  M.  I.  Ayuntamiento  se  digne  acordar  la  cesión  gratuita  de  la   piedra   últimamente   extraía   del   antiguo   convento   de   Dominicos,   para   196


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above