Page 169

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

con piedra de sillería, con balcones de hierro forjado. Posteriores ampliaciones en la segunda altura de la casa, así como el encalado en parte de las fachadas, han desfigurado la parte noble de la construcción. Al llegar a la explanada de la casa se observan unos pequeños “respiralls” o aspilleras, corresponden a respiraderos de las antiguas bodegas situadas en el subsuelo, donde la temperatura suele ser uniforme durante todo el año, imprescindible para la buena conservación del vino. Son varias galerías en las que se conservan tinajas o “gerres” que almacenaban el vino, una vez salido del lagar. En esta bodega la mayor parte de tinajas, tiene capacidad de 116 cántaros. Oratorio privado: Estuvo emplazado en una estancia de la parte baja de la casa, entrando a mano derecha. Sólo queda una hornacina con un Crucifijo y una pequeña imagen de la Milagrosa. Actualmente esta convertido en un trastero donde se amontonan enseres de labranza. La elaboración artesanal del vino es una labor milenaria, se pierde en la noche de los tiempos. Comienza con la preparación de cuadrillas para cortar los racimos, trabajo que normalmente realizan las mujeres, mientras los hombres se encargan del transporte del fruto hasta la “trulla,” donde tenía lugar el pisado encima del “cup” o cubetas, tapado por laminas de madera que a través de las rendijas, pasa el mosto. El pisado de la uva imprimía una especie de baile realizado por los pisadores, con formas características de pasos y colocación de los pies para hacer más efectiva su labor, normalmente iban con alpargatas de esparto, también los había descalzos. Las bodegas que se distinguían, tenían dos “cups”, para poder verificar mejor una fermentación parcial antes de depositarlo en los toneles o tinajas. Después se iniciaba la fermentación de los caldos, a veces tenían que ayudarse aireándolos con palos, removiéndolos. Esta primera fermentación solía ser fuerte. Así se llegaba a la eliminación del azúcar del vino y la consecución de una buena graduación. El proceso de la vinificación de las calidades de vinos blancos, variedades de uva blanca, era más fino y delicado, pues fácilmente tendía a avinagrarse. Largos e interesantes son los procesos en las elaboraciones artesanales de los vinos, sólo los he expuesto brevemente. Como dato curioso habría que reseñar esta superstición: la estricta prohibición de entrar las mujeres en las bodegas durante el tiempo de elaboración y fermentación de los vinos, su presencia podía hacer parar la fermentación y echarlo todo a perder. En la gastronomía de los días de vendimia y elaboración del vino, la comida importante se hacía por la noche, durante el día era “la berena”, lo que cada uno llevaba. El caldero nocturno del último día, era una fiesta en la que el dueño, mediero o procurador ponían algún conejo para hacer la “paella.” También a veces había bailes y alegrías. 166


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above