Page 167

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

Esta finca se halla situada en la ladera de la sierra de la Umbría, se accede por el antiguo camino de Benejama, en un terreno con suave pendiente. Edificio agrícola de secano, con fachada revocada y pintada de cal, compuesto de dos viviendas, con bajo y dos alturas. La parte baja se halla la vivienda de los aparceros, en el piso principal la de los señores y la superior esta destinado a desvanes. La casa es de estructura rectangular, compuesto de muros de carga y cubierto con teja árabe a cuatro aguas. Orientada al Sur, y protegida por un patio, se halla la fachada principal. Oratorio privado: Por medio de una pequeña puerta existente en la parte posterior de la finca, con orientación al Oeste, se hallan los restos del antiguo oratorio, que estaba dedicado a Nuestra Señora de los Remedios. Existe la mesa del altar, sobre el mismo una hornacina, flanqueada por dos columnas y rematadas por un frontón. Caso curioso, en un ángulo del oratorio se encuentra un viejo confesionario. En las “Advertencias para edificación de templos y utensilios sagrados” que mandó imprimir en 1631 el Arzobispo de Valencia, Isidoro Aliaga, al referirse al confesionario entre otras cosas, decía “ “CONFESIONARIO: Hase de poner en el dicho confesionario alguna paredilla, o tabla que divida al Confesor del Penitente. En medio de la dicha división ha de aver un rallo de hierro no muy espeso, para que lo que hablaren entre si el Confesor y el Penitente, lo perciba, y entienda bien cada uno de ellos. Este rallo ha de estar en tal disposición. Que asentado el Confesor por una parte, y arrodillado el penitente por otra, se correspondan la cabeças de entreambos, de manera que sin descomponerse, o torcerse ninguno de ellos, sino quedados compuestos, como conviene, oya bien el uno al otro. Podranse poner unas tablillas fixas debaxo del rallo a la una y otra parte, en puesto competente, donde puedan apoyar los braços el Confesor y el Penitente. En el canto de la tabla, o división que /123/ ay entre el Confesor y el Penitente se ha de poner de medio a medio una tabla llana de dos o tres palmos de ancho, de manera que lo que saliera de cada parte, cubra el rostro del Confesor y el Penitente para que los afectos de devoción y compunción del penitente, y los del zelo del Confesor en las reprehesiones, o exhortaciones puedan hacerse con el fervor del espíritu de Nuestro Señor les comunicare, sin que hayan de tener cuydado, y cuidar reprimirlos por los que puedan estarlos mirando: y para que no pueda divertir la atención del Confesor, el ver lo que pasa, y se haze en las Iglesia: quedando como ha de quedar lo demás de los cuerpos del Confesor y del Penitente descubiertos al Pueblo. La silla y asiento del Confesor sea baxa y ancha, para que por mal asentado no este el Confesor con inquietud y desasosiego, y con menos compostura de la que se requiere./125/.” 164


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above