Page 157

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

pequeño oratorio de unos 5x6 mts., cuyo aspecto exterior es neogótico. La fachada de la capilla y la espadaña son los únicos testimonios de su existencia. Está situado en la parte norte de la finca. Fue bendecido por el Cardenal Arzobispo de Burgos Dr. D. Juan Bautista Benlloch y Vivó, el 30 de Enero de 1.919, y estaba dedicado a la Virgen de los Desamparados. Durante la Guerra Civil fue saqueado y destruido. No he podido acceder a su interior. Anteriormente, en la explanada que existe delante de lo que fue oratorio, había catorce pilones o estaciones donde se rezaba el Viacrucis. La devoción de la práctica de Viacrucis, estaba muy arraigada en el antiguo Reino de Valencia, no sólo en las iglesias sino también en las afueras de las poblaciones donde se edificaba en los caminos que conducían a las ermitas. Fue una devoción que nació a final de la Edad Media, sobre todo en el siglo XV, por el deseo de reproducir la antigua práctica de los peregrinos, que en Jerusalén, seguían piadosamente las calles tradicionales de la vía Dolorosa, que se extienden desde el Pretorio de Pilatos hasta el Calvario y el Santo Sepulcro. Los franciscanos fueron los mayores propagadores de esta devoción, vinculando la creación del Viacrucis con el General de los Franciscanos, más tarde en 1730 el franciscano Fray Leonardo da Portomauricio fue el autor de “El Viacrucis.” Igualmente los franciscanos fomentaron asociaciones como el “Viacrucis Perpetuo” (1.884). La literatura valenciana tiene abundantes libros dedicados a esta práctica, de los que podemos destacar por las muchas ediciones que se han realizado: “Meditacions amb que se deu exercitar el devot cristià cuant fa los pasos del Viacrucis” 154


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above