Page 12

ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT

Atravesar el portal con arco rebajado, que formaba parte de la muralla que defendía la ciudadela, denominado “puerta de Sant Roc”, es situarse en una plazoleta medieval de nuestra vieja villa, tal vez uno de los pocos lugares que restan de nuestro Ontinyent que dan fe de la Edad Media. A nuestra izquierda se mantiene viejo, destartalado y medio derruido, el palacio de los Duques de Almodóvar, edificio emblemático de nuestra historia. Sobre el mismo portal, en una logia o balcón con tres arcos ojivales y protegido por barandillas de hierro forjado, se encuentra el oratorio de Sant Roc. Al fondo de la estancia un altar y sobre el mismo, en azulejos, la imagen del Santo. En el Programa de Fiestas de la Purísima de 1987, el cronista oficial de la ciudad, Alfredo Bernabeu Galbis, en un artículo sobre “Ontinyent páginas de su historia”, escribía que, a requerimiento de del arzobispo de Valencia, entonces Juan de Ribera (1569-1611), para impetrar la protección divina durante los grandes estragos ocasionados en la población por la peste bubónica, recomendó la elección de un santo protector o patrono cuya elección debería llevarse a suerte. Con todas las formalidades que el caso requería y la solemnidad que en aquellos tiempos se empleaba, procedióse durante el prefacio de la misa conventual del 5 de Abril del año 1600, la extracción en suerte, entre varios santos a los que se les tenía gran devoción, siendo proclamados protectores San Roque y San Sebastián. De este hecho se levantó la oportuna acta redactada en lengua latina, que se conserva en el Archivo Municipal. El pueblo juró guardar y festejar a estos santos por patronos protectores contra el contagio, la langosta, el pedrisco y otras calamidades, celebrando festividades con día de precepto, música, sermón y procesión. En el semanario “La Paz Cristiana” correspondiente al 13 de Agosto de 1924 encontramos una nota que dice: 9


ORATORIOS Y ERMITAS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above