Page 15

ICONOGRAFÍA MARIANA

LOS GRABADOS A lo largo de la historia del arte, el grabado tiene una importancia capital en la difusión de motivos ornamentales. En Extremo Oriente la técnica del grabado ya era conocida en el siglo VII, y a finales del siglo XIV aparece simultáneamente en Alemania e Italia en talleres de orfebres. Mas tarde, al extenderse este arte, adquiere renombre en las ciudades de Amberes, Estrasburgo, Basilea, Augsburgo, Florencia, y Venecia así como en Núremberg, gran centro industrial donde nació y vivió Alberto Durero, uno de los más grandes maestros grabadores. Para la consecución del arte de los grabados existen tres sistemas diferentes que son: el relieve, el hueco y el plano. El primero se realiza fundamentalmente empleando una plancha de madera y a este sistema se le llama xilografía. El grabado en hueco emplea planchas metálicas, siendo el cobre el material más usado, y recibe este sistema el nombre de calcografía, empleándose para este trabajo procedimientos manuales (talla dulce) y también químicos (aguafuerte, aguatinta). Un procedimiento plano de invención más reciente es la litografía. El desarrollo de este arte en Europa es, como se ha dicho, durante el Renacimiento a finales del siglo XIV. Nace entonces el oficio de grabador, cuya destreza se adquiría mediante el aprendizaje en los talleres artesanales, porque todavía no existían herramientas ni maquinaria adecuada. Los talladores de imágenes (grabadores sobre madera) y los orfebres, (grabadores sobre metales) fueron los primeros en experimentar este medio. Con la xilografía (grabado sobre madera), aparece el nuevo comercio de grabado sobre papel en lugar de diseños sobre metales. En esta época el grabado sobre madera se relaciona sobre todo con un mundo nuevo, en plena expansión, que es el de los impresores y editores de


ICONOGRAFÍA MARIANA
To see the actual publication please follow the link above