Page 96

LOS ESCUDOS NOBILIARIOS DE ONTINYENT

Noble y bello edificio con apariencia de fortaleza, denominado Torre Emilia, que con anterioridad era conocido por La Perdiguera, situado en la zona de La Umbría. Fue construido a principio de siglo XX a expensas de su propietaria, la Marquesa de San Joaquín y Pastor, cuando la gente pudiente pasaba los veranos en sus fincas. Allí buscaba una forma de vida en la que levantarse temprano para disfrutar del fresco matinal era una sana costumbre. Huir del bochorno del mediodía invitaba a tomar una larga siesta, casi siempre sentado en los muy populares sillones de mimbre, que vulgarmente se conocían como “panerots”; y, después de las cenas, llegaban, sin prisas, las largas tertulias hasta la madrugada en las que se gozaba de la comunicación con conversaciones en la paz de la noche. También buscaban el clima benigno y se acercaban a los balnearios, lejos de sus residencias habituales. Ontinyent poseía estas cualidades, con un balneario de los más afamados e importantes de la provincia, conocido como el Gran Balneario de La Salud, además de una casa de baños con aguas sulfurosas situada en el fondo del barranco de Morera, regentada por el médico y propietario don Lizardo Miquel, que lindaba con esta finca. Estas antiguas costumbres contrastan con el actual estrés, la falta de tiempo y una sociedad cada vez más introvertida e individualista en la que predominan las prisas, las ruidosas discotecas y la pérdida de valores, y en la que la mayoría de ciudadanos busca las playas, aunque en Ontinyent, por la particular peculiaridad de sus habitantes y por el gran amor que han demostrado siempre a su terruño, cada cual ha construido su casita o chalet, que en la actualidad suman más de seis mil segundas residencias.


LOS ESCUDOS NOBILIARIOS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above