Page 40

LOS ESCUDOS NOBILIARIOS DE ONTINYENT

según consta en el Libro de Actas de la sesión del 9 enero de 1940, se facultó al Alcalde para realizar las gestiones pertinentes para disponer de los fondos necesarios. A tal fin se hizo una primera gestión de préstamo en el Banco Hispano Americano, entidad que pidió el 6’5% de interés anual. Ante un interés tan elevado y para conseguir reducir los gastos, se hizo una segunda gestión con los señores D. Rafael y D. Francisco Tortosa Delgado de Molina y D. Antonio Vidal Tormo, propietarios de la empresa local denominada Tortosa y Delgado Sucesor, que atendieron la solicitud del préstamo con un interés del 4% anual y así se convino realizar la operación. El 19 de enero de 1940 el Alcalde, los citados señores y el Sr. Bataller, administrador de la Sra. Condesa, se personaron en el domicilio de dicha señora en Valencia y desembolsaron la cantidad estipulada de 50.000 pesetas y extendieron el correspondiente compromiso de compra a nombre de los Sres. Tortosa y Vidal hasta que el Ayuntamiento pudiera satisfacer este importe y los intereses correspondientes en cuyo momento se extendería la escritura notarial a favor del Ayuntamiento. Este compromiso fue ratificado en la sesión municipal del 7 de febrero de 1940. Pero sucedió que durante las Fiestas de Moros y Cristianos de 1940, D. Rafael Tortosa Delgado de Molina y otros festeros fueron denunciados por organizar y participar en verbenas por lo que fue multado por el Gobierno Civil con la máxima cuantía permitida entonces, 5.500 pesetas. Ante este hecho el Sr. Tortosa se negó rotundamente a cumplir el compromiso establecido de cesión de la citada casa, lo cual, parece ser, molestó al Alcalde, al ver que se le iba de la mano una buena operación de compra, hizo sabedor al Gobernador Civil según consta en un escrito del 6 de septiembre de 1940. Mas tarde, en 1942 solucionadas las desavenencias, se extendió la oportuna escritura de compra a favor del Ayuntamiento. Detalle de la monumental escalera de piedra labrada, de estilo gótico, que desde el típico patio valenciano daba acceso a la primera planta del edificio. A finales de los años ochenta del siglo XX se realizaron obras de acondicionamiento para la instalación de las nuevas oficinas del Ayuntamiento, bajo la dirección del arquitecto D. Manuel Ángel del Moral, y esta escalera fue sustituida por otra de estilo moderno.


LOS ESCUDOS NOBILIARIOS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above