Page 103

LOS ESCUDOS NOBILIARIOS DE ONTINYENT

Los buenos oficios de una familia de Fontanars dels Alforins han sido vitales para conseguir estas dos fotografías de la finca palacio del Marqués de Vellisca y de su escudo nobiliario. Dicha casa palacio, debido a su deterioro y abandono durante mucho tiempo, tuvo que ser demolida en 1980. La misma familia poseía otra casa palacio, con fachada renacentista, en la calle San Jaime de Ontinyent que fue vendida y demolida y en cuyo solar se alza hoy el horroroso edificio de la Telefónica. La Gran Historia General de los Pueblos de España,, publicada por el Instituto Gallach de Barcelona, en su tomo dedicado a la Casa de los Austria hace referencia a D. Francisco de Melo, general de los ejércitos en Flandes, al que por muchos motivos gloriosos se le concedió el título de Marqués de Vellisca. En 1640 Portugal se declaró en rebeldía contra la Monarquía hispana y eligió entre los miembros de la familia Braganza a su propio soberano, logrando así consolidar su independencia en 1668. Uno de los hechos que se le atribuyen al general Francisco Melo fue prender y encarcelar al molesto D. Duarte de Ratisbona, partidario de la escisión de Portugal de España (febrero de 1642) en la ciudadela de la Roqueta de Milán, donde Ratisbona murió en 1649, inocente de todo lo sucedido en su patria. La historia debe hacer constar que ésta fue la “venta del Infante de Portugal” en la que intervinieron varios portugueses al servicio de Felipe IV. También debemos señalar que el 18 de mayo de 1643 los gloriosos tercios españoles, cuya intervención en batallas se había resuelto siempre en victorias, sufrió el primer descalabro de su historia. El gobernador de Flandes, Francisco de Melo, después de haber obtenido éxitos parciales, concibió el plan de llevar la guerra al territorio francés y con un ejercito de 18.000 hombres puso sitio a Rocroi, en la frontera de las Ardenas, donde sufrió un serio descalabro. Melo pudo escapar junto con 200 soldados y unirse a la división del Barón de Beck.


LOS ESCUDOS NOBILIARIOS DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above