Page 99

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

97 Bajorrelieve existente en la puerta principal de entrada a la finca Torre Emilia situada en la partida de La Umbría. El medallón decorativo situada en forma circulo ovalado, sobre dos arcos lobulados, nos muestra la imagen de una santa, con el símbolo que caracteriza a los mártires, que consiste en una palma. En los primeros tiempos de la Iglesia, tras la subida del Señor a los cielos, podemos decir que, exceptuando san Esteban, que fue el primer mártir, en los años 64 del calendario romano, el demente Nerón provocó el incendio de Roma, con el objeto de llevar a cabo sus absurdos proyectos sobre los restos de dicha ciudad; pero el pueblo se le echó encima. Para salvaguardar su prestigio no tuvo otra idea que echar la culpa a los cristianos, considerados entonces una pequeña escisión del judaísmo. En esa persecución, centenares de cristianos fueron martirizados, entre ellos san Pedro y san Pablo. Al igual que en los años 64-70, todo el odio del Imperio se volvió contra los cristianos, que no sólo tenían que luchar contra sus enemigos externos, sino también contra la proliferación de herejías. Las continuas persecuciones a las que el poder imperial de Roma sometió a la Iglesia, no sólo contribuyó a reforzar la fe de los cristianos, sino que hizo que, tras cada martirio, surgiera la fe nueva, renovada, con más fuerza y con más solidez. Hasta que el 313, al subir Constantino al poder, la Iglesia de Cristo se convirtió en el puntal de ideología del Imperio de Roma. Atrás quedaron afortunadamente aquellas tan terribles persecuciones, deportaciones, destierros y las muertes. Hay que recordar que a través de toda la historia del Cristianismo, en todos los tiempos y lugares, la fe cristiana de los hombres no ha cesado y los martirios se han sucedido hasta nuestros días.


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above