Page 74

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

72 En la casa número 5 de la calle Gomis se encuentran unos azulejos con la imagen del Sagrado Corazón. Fue colocado al finalizar la Guerra Civil, para sustituir otros destruidos en aquellos turbulentos días. El piadoso cardenal Pie escribió que el culto al Sagrado Corazón de Jesús es la quintaesencia del cristianismo, pues siendo éste obra de amor en su origen desarrollo y consumación no puede armonizarse más adecuadamente con ninguna otra devoción. Los Romanos Pontífices de los últimos años no han regateado elogios sobre la devoción al Corazón de Jesús: es “la espiritualidad más segura y útil para todos” (León XIII “la mejor norma de vida” (Pio XI), “la manera más excelsa de predicar el cristianismo” (Pio XII), “el medio más eficaz para la renovación que nos exige el Concilio Vaticano II” (Pablo VI). Para el Papa Juan Pablo II, “todo el ciclo litúrgico se cierra definitivamente en Él, en el Corazón de Dios-Hombre. De Él irradia también cada año toda la vida de la Iglesia (...). Este corazón es fuente de vida y santidad.” La devoción al Corazón traspasado de Jesucristo fue muy común en la Edad Media, sobre todo en el monasterio benedictino de Helfa, en el cual profesaron santa Matilde y santa Gertrudis, tan conocida por sus escritos sobre el Corazón de Jesucristo. También surgió en las comunidades dominicanas de Alemania y en las Cartujas de Tréveris, Estrasburgo y Colonia. Los himnos litúrgicos medievales aluden con frecuencia al corazón de Cristo. El culto litúrgico al Corazón de Jesús fue promovido por san Juan Eudes (1601-1680. A él se debe que el obispo Rennes diese un decreto (8.11.1670) concediendo la facultad de celebrar solemnemente cada 31 de agosto la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús.. Las apariciones a santa Margarita María en Paray-le-Monial (1647-1690) dieron un gran impulso a todo lo referente al Sagrado Corazón de Jesús.


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above