Page 73

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

71 La iglesia de santa María posee en las dependencias de la sacristía, sobre una vieja pila bautismal, hoy convertida en fuente, un retablo barroco de azulejos que nos muestran el pasaje evangélico de la aparición de Jesús a los Apóstoles caminando sobre las aguas. Cuando los Apóstoles navegaban por el lago de Tiberíades a eso de la madrugada, en un día de primavera, a pocos pasos de la embarcación vieron a un hombre sobre las aguas que caminaba paralelamente a la barca, pero en un momento dado giró como para llegar a ella. Entonces ellos se turbaron y gritaron de terror: “¡Es un fantasma!.” Al instante Jesús les habló, diciendo: “¡Ánimo¡ Soy yo. No temáis.” (Mateo 14, 26-27). Pedro quiso asegurarse y dijo: “Señor, si eres tú, ordena que yo vaya a ti sobre las aguas.” Jesús repuso: “Ven.” Pedro saltó de la barca y caminó sobre las aguas hacia él. Tuvo miedo. Sintió pavor a hundirse y entonces gritó: “¡Señor sálvame!” y al instante Jesús le tendió la mano y, sujetándole, dijo: “Pobre de fe ¿de qué dudaste?.” Ambos entonces subieron a la barca. Bajo la tiara pontificia vemos como Pedro al intentar acercarse a Jesús se hundía. Al pie una leyenda traducida del latín dice: ”Da Señor la virtud a mis manos para que limpias de toda mancha y sin mácula el alma y el cuerpo pueda servirte a Ti.”


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above