Page 41

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

39 En mis habituales recorridos por nuestro entorno, cuando tengo que describir los motivos que me son interesantes recurro a la parte fotográfica para dar constancia real del hecho. En el caso de la capilla de Nuestra Señora de Agosto, que existió según los historiadores locales junto a la calle “Cap del Arrabal”, cuya ubicación podríamos situar en la confluencia de las calles Gomis con la de Exea, no existe vestigio gráfico alguno que pueda aseverar el hecho. Por ello recurro a esta inscripción lapidaria que hay junto a la iglesia de san Diego y san Francisco, por ser el lugar más aproximado para indicar su ubicación. En el año 1790, con ocasión de trazar el itinerario de la procesión de Proclamación del Rey Carlos IV, se habló de la necesidad de “echar a tierra los Portales de la Virgen de Agosto (que se situaba en la calle mayor, junto a la iglesia de sant Francesc) que están en el interior del pueblo amenazando ruina, por la mayor hermosura y buen aspecto.” Desapareció la capillita en agosto de 1805. Siguiendo la tradicional costumbre, en la Procesión General que se verificaba el día 15 de agosto, festividad de la Asunción de Nuestra Señora, los músicos de la Capilla que cantaban una salve frente al Retablo de la Virgen de Agosto en la procesión de 1831 no se presentaron y esto provocó un Cabildo extraordinario, muy acalorado. Desde el siglo V, el 15 de agosto se celebraba en Jerusalén una fiesta en honor de santa María, Madre de Dios. En el siglo VI cambia de contenido y se convirtió en la Dormición de la Virgen, título con que hoy se le sigue designando en Oriente, junto con el Tránsito de María. En el siglo VII se adoptó por la Liturgia Romana, cuyo influjo se difundió posteriormente en Occidente, donde se la designó Asunción de María. El origen de la devoción asuncionista en el Reino de Valencia comenzó en la reconquista. Fue el rey Jaime I quien dedicó al misterio de la Asunción las iglesias que erigía en tierras que iba conquistando. El culto al misterio de la Asunción fue el más extendido durante la Edad Media. Abrir el portalón de entrada junto al “Cap del Arrabal”, acceso del camino real de Gandía, para los ontinyentins era como abrir las puertas de sus casas y recordaban con ello que “María” es la puerta del cielo (tomando la palabra puerta, como es natural, en sentido metafórico), puerta abierta para acoger generosamente a los que llegan de fuera.


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above