Page 136

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

134 Estos beatos mártires no se resistieron ni se enfurecieron, tampoco escaparon; demostraron más fuerza de ánimo, más dominio de sí, más verdadero heroísmo que aquellos que, con la ceguera de la furia, se lanzaron sobre ellos. Demostraron con el mal recibido la suavidad que, sin ser cobardía, asombran, como todas las cosas maravillosas, incluso a la almas vulgares, pues estaban investidos de la gracia de Dios. Sin duda hicieron comprender que ellos eran más que hombres y mujeres vulgares, que lo importante para ellos era ser felices en la otra vida, aunque para ello tuvieran que aceptar la cruz. La mismas bestias, cuando no se la incita a seguir con la réplica o con la fuga cobarde, se sienten desarmados, experimentan un respeto casi temeroso ante esta fuerza nueva que no conocen y que a ellos les confunde. El zócalo de la iglesia renacentista de san Miguel Arcángel de Ontinyent está cubierta con cerámica de Manises, con alegorías religiosas como la presente que nos muestra en el centro una balanza, rodeada con alegorías de flores y frutos. Este símbolo de la balanza representa la justicia de Dios puesta en manos del principal ejecutor, san Miguel Arcángel. Tal como aparece en la iconografía en la que en una mano lleva la espada y en la otra la balanza. Esta iglesia se construyó sobre un altozano o pequeña elevación de terreno junto al barranco de san Jaime, cuando no estaba cubierto dicho barranco, ni tenía casas a su alrededor. Según la tradición, se cuenta que en este altozano aparecieron signos, por medio de luminarias nocturnas, de la aparición de san Miguel y la fe del pueblo promovió la construcción de la ermita o iglesia dedicada a dicho arcángel, en un


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above