Page 134

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

132 explotación de una mina y su familia sufrió circunstancias muy difíciles. Sus padres no cesaron de inducirla a casarse, lo que rechazó durante diez años, haciendo voto de virginidad. Ingresó en la Orden de santo Domingo, vistiendo los hábitos dominicanos. Vivió en una choza con muchas penalidades. Los tres últimos años de su vida los pasó en casa de D. Gonzalo de Massa, un empleado del gobierno, cuya esposa le tenía particular cariño. Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671. Sus atributos son: una corona de espinas y rosas. Su fiesta es el 24 de agosto. En una casa de la partida de Alquerías o El Pla se hallan estos azulejos con las imágenes de san Vicente Ferrer y la Madre Inés de Benigànim,la cual, a partir de 1888, fue elevada a la dignidad de Beata por S.S. el Papa León XIII. Josefa nació de humilde familia, en una casa de la calle san Miguel de Benigànim, el 9 de febrero de 1625, y el mismo día fue bautizada en la iglesia parroquial de dicho pueblo por el vicario licenciado Vicente Mora, según consta en el tomo IV, folio 11 y número 12 del libro de bautismos. Fue hija de Luis Albinyana y de Vicenta Gomar, recibiendo el nombre de Jusepa Theresa. Fueron padrinos Esteve Pastor y Theodora Tudela. Recibió el sacramento de la Confirmación el 24 de agosto de 1633, a los ocho años, de manos del Obispo de Petra y visitador del Arzobispado de Valencia D. Vicencio Clavería y de Sans; poco tiempo después, en la misma iglesia parroquial, recibió la Comunión por primera vez de manos del cura párroco D. Juan Leris. La infancia y la adolescencia de la niña Jusepa Theresa transcurre en la servidumbre de su tío Bartolomé Tudela, de la casa de los Cuquerella, Batle o representante del Rey en Benigànim, siendo la mayor ilusión de su vida mantener su virginidad e ingresar en un convento, pero en su vida surgieron las apetencias carnales de un criado de la misma casa, que se enamora perdidamente de Jusepa y, ante la negativa de ésta, enloquecido de deseo, dispara sobre ella un trabucazo, que afortunadamente no acertó. La joven se deslizó a la casa contigua por una angosta ventanita. Así salió ilesa de la persecuciones del enamorado mancebo. El citado suceso fue el motivo para ingresar en la clausura de las religiosa Agustinas de la población, aprovechándose de la influencia de su tío Bartolomé. Fue siempre sencilla, pero indocta, de tan simple ignorancia que rayaba en simplicidad, y entre otros ejemplos sobresale el hecho de que plantó un naranjo al revés, hundiendo las hojas, en lugar de las raíces y, ante la sorpresa de todos, el naranjo arraigó y creció,


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above