Page 112

IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT

110 En la calle Del Medio número 6, en una hornacina podemos ver en este retablo a san Bernardo de Claraval. Estos azulejos fueron colocados para sustituir otros desaparecidos durante la Guerra Civil. Viste hábito blanco y holgado de la Orden Cisterciense. Cabeza rapada con solo una delgada cinta de cabello. Bernardo de Claraval fue reformador de la Orden del Cister. Predicó la Segunda Cruzada e intervino en los asuntos religiosos de su época como consejero y embajador. Murió en 1153 en Claraval (Clairveaux) el 20 de agosto y canonizado en 1174 (a petición de los abades cistercienses en un concilio de Tours). Fue proclamado Doctor de la Iglesia en 1830. Por su carácter dulce, afable y delicado en el trato, ostenta el título de Doctor Melifluo Nació en Fontaines-lès-Dijon (Borgoña) en 1090 de noble familia feudal (su padre era vasallo del Duque de Borgoña). A los veinte años ingresó en la Abadía de Cîteaux, gobernada por Esteban Harding, que se encontraba apenado por la falta de postulantes, arrastrando tras de sí nada menos que a treinta amigos y parientes; por ello la Orden Cisterciense vino a renacer, convirtiéndose Bernardo en un nuevo fundador. Tres años después de su ingreso en la vida monástica, o sea en 1150, fue elegido abad de Clairveaux, que era filial de Cîteaux, donde permaneció entregado a la contemplación, a la predicación y, hasta su muerte, a todos los llamamientos de caridad que en aquel momento requerían. Encargado por Enrique III, antiguo discípulo suyo, predicó la segunda cruzada, de negativo éxito. Fundó sesenta y siete monasterios desde España a Siria y desde Sicilia a Suecia. Participó como pacificador en el cisma de Anacleto II contra Inocencio II. Su aportación cristiana se condensa en la piedad humanística con la devoción a Cristo y la piedad mariana. Su fiesta: el 20 de agosto.


IMÁGENES DEVOCIONALES DE ONTINYENT
To see the actual publication please follow the link above