Page 45

MIS ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS EN 2010

DÍA INTERNACIONAL DEL AGUA LOCLAR nº 257, 01-04-2010 EL RIEGO DE ONTINYENT Redacto este artículo en el 22 de marzo del 2010, al celebrarse, Día Internacional del Agua con el escenario del sistema de riego de la huerta de Ontinyent. Hay antecedentes de que el origen del riego en la huerta de Ontinyent procede de los romanos, quienes tomaron las aguas del río Clariano construyendo canales o conductos, hoy desaparecidas, posiblemente por fuertes riadas, aunque no se descarta otros anteriores. La palabra acequia o séquia en valenciano, es el canal artificial por donde discurre el agua para riego y otros usos. Este nombre procede del árabe “saquiah,”, pues hay que tener en cuenta que durante varios siglos permanecieron en nuestro suelo y fueron unos maestros en el arte de trabajar la tierra y trazar sus canales de riego, con el fin de sacar el mayor rendimiento de ella. Jaime I el Conquistador, teniendo en cuenta el gran beneficio que podía aportar el agua de regadío en todas sus tierras, se preocupó de legislar en los Fueros, y en el Fuero XXXV dice: “donam e otorgam por tostemps a vos tots .... habitadors e pobladors de la ciutat e del Regne de Valentie ... totes e cascunes séquies.” Las tierras comprendidas en la zona del Llombo son las más antiguas que se han irrigado por medo de la “sèquia vella.” Más adelante, con la construcción de la “sèquia nova” se dio agua a las tierras del Pla, siempre y cuando no se perjudicara a las tierras del Llombo, por sus derechos adquiridos y, lógicamente, estarían las tierras del Pla al sobrante de las necesidades del Llombo. Referente a la concesión del agua del Pla, se hallan establecidas mediante las ordenanzas del 22 noviembre de 1687, otorgadas por Carlos II, en las que concedía un derecho semanal de treinta y seis horas, más el agua que no aprovecha el Llombo. Arbitraria medida que beneficiaba a las huertas del Llombo en detrimento de las del Pla, que fue modificada, para que todos fueran iguales beneficiarios del repartimiento del agua, por eso fueron adaptadas a los principios constitucionales, como consecuencia de la nueva Ley de Aguas 29/85 y el Reglamento de Dominio Público (R.D. 849/1986 de 11 de abril), quedando por tanto sustituidos por los ESTATUTOS DE LA COMUNIDAD DE REGANTES DEL RIEGO MAYOR DE ONTINYENT, Y REGLAMENTO PARA LAS SESIONES DE JURADO DE RIEGOS, redactado por el letrado D. Vicente Luis Montés Penadés, según el acuerdo tomado por la Comunidad de 1989 y aprobado por el Presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, con fecha 2 junio 1989. Según datos tomados del Archivo Municipal de Ontinyent, sobre la Comunidad de riego de La Vall Seca, se rige desde el 18 de julio de 1620. Las ordenanzas capitulares de la misma fueron refrendadas mediante escritura pública, siendo doce las heredades que constituyeron la comunidad, si bien, al segregarse algunas, ha aumentado el número de beneficiarios. Anualmente se elige el número de acequieros. En esta zona mediterránea, es un problema la escasez de agua para el riego. Son bienes escasos y sacar el mayor partido del agua, con un reparto equitativo, por este motivo cabe hacer historia sobre la construcción y desaparición de nuestro pantano. Nuestros mayores, previniendo años de sequía y escasez de agua, decidieron construirlo aguas arriba del Pou Clar. Históricamente la primera cita sobre la construcción del Pantano se halla en el “Consell” del 30 de julio de 1651 donde el “Jurat en Cap” de nombre Donad, propone


MIS ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS EN 2010
To see the actual publication please follow the link above