Page 21

MIS ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS EN 2010

EDIFICIOS DESAPARECIDOS LOCLAR nº 253, 5-03-2010 CASA DEL MARQUÉS DE VELLISCA. El barrio de san Miguel fue lugar de ensanche en un momento determinado de nuestra historia local allá por los siglos XVII y XVIII. Empezó a adquirir notoriedad entre otras causas por el hecho de encontrarse en las inmediaciones de la iglesia barroca de san Miguel, y en esta contornada los nobles, gente adinerada del pueblo y rentistas de la villa, levantaron sus casonas solariegas, formando un conjunto de placitas y callejuelas muy propias del desarrollo urbano de aquél entonces, desaparecidas muchas de ellas, ya casi en tiempos recientes, que hoy, por su categoría arquitectónica, nos gustaría poder admirar. Podemos citar algunos apellidos de nobles o rentistas que asentaron sus viviendas en esta contornada, entre las que se encontraban las de: Fernández de Mesa, Puig, Mayans, Milá de Aragó, marqueses de Colomer etc. Pocos edificios todavía mantienen los blasones o escudos luciendo en sus fachadas, aunque desgraciadamente, la mayoría han desaparecido. En cuanto a la casa del Marqués de Vellisca, que hoy nos ocupa, podemos decir que dicho título fue concedido por Felipe IV a D. Francisco Melo de Portugal y Castro, Virrey de Sicilia, Aragón y Cataluña, el 7 de septiembre de 1646. Con posterioridad, el 15 de diciembre de 1771 Carlos III, otorgó a sus sucesores el título de Grande de España. El 4 de mayo de 1951, se expidió carta de sucesión a favor de Dª Consuelo Pardo-Manuel de Villena y Verástegi. El objeto de hacer la exposición anterior es para enriquecer el conocimiento de nuestro querido pueblo de Ontinyent, de su patrimonio arquitectónico y de sus raíces, que desgraciadamente se ha perdido y del poco que todavía existe, para así intentar apreciarlo más, y si cabe salvaguardarlo de posibles desapariciones. Cuando en 1982 tuvo el Ayuntamiento el acierto de buscar un grupo de arquitectos para que realizaran el “Catàleg del patrimoni artitectònic i urbanístic d’Ontinyent”, porque de esta manera se hubiera evitado tanto atropello urbanístico, que hoy lamentamos. La casa solariega del marqués de Vellisca, de la que estamos comentando, situada en calle san Jaime y con acceso por la “plaçeta l’escurá”, sus propietarios la vendieron a la Compañía Telefónica, para en su solar, poder edificar un edificio y albergar una central telefónica.


MIS ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS EN 2010
To see the actual publication please follow the link above