Page 117

MIS ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS EN 2010

contestándoles que no podía acceder por ser contrario a los acuerdos del Ayuntamiento, y que no envió a ningún Sr. Oficial a casa del Sr. Alcalde para poner a este en el trance de tener que concederle la autorización. El Sr. Alcalde declara que el aludido Oficial que era un Alférez cuyo nombre no recuerda, se personó en su domicilio y ante testigos como el Capitán Sr. Tejel, el Alférez Sr. Hevia y otros, le pidió el permiso para el baile, que hubo de negarle exponiéndole las razones mismas que ha consignado en el escrito, preguntándole que con quien había hablado contestando aquel que con el Sr. Gil. El Sr. Gil niega rotundamente que hablase con dicho Sr. Alférez y está dispuesto a sostenerlo así ante el mismo. El Sr. Mompó hace nuevamente relación de la entrevista con el citado Sr. Alférez y añade que no le anima ni le animaba ningún resquemor contra el Sr. Gil como lo prueba el hecho de que se lo llevaba a Valencia y estuviese presente en las conversaciones que celebró con el Sr. Secretario del Gobierno Civil, con el D. Emeterio Muga, con el Sr. Torres Murciano y con el Sr. Ruiz Tomás, consultado, a su presencia, asuntos políticos y sociales importantes a pesar de lo cual el Sr., reincidió en su actitud poco leal al intervenir nuevamente en las gestiones para celebración de bailes. El Sr. Gil explica que esta nueva intervención fue debida a requerimientos que le hizo el Sr. Director del Hospital Militar para organizar un baile a beneficio de Auxilio Social, a lo que se negó exponiéndoles los acuerdos que en tal sentido tenía adoptados el Ayuntamiento; dicho Sr. y otros oficiales le enseñaron un B.L.M. invitando a la fiesta en nombre del Sr. Comandante Militar del que decían habían obtenido la necesaria autorización; posteriormente les acompañó a visitar a la Srta. Carmen Berenguer y a D. José Sanz, ante los cuales repitió que el baile no se autorizaría y añadió que el Sr. Alcalde se encontraba ausente y había que contar con él. Sigue diciendo que el Sr. Comandante Militar le llamó y le dijo que él no había dado autorización para que se imprimiesen los B.L.M., y entonces el que habla los cogió y los quemó. El Sr. Alcalde hace notar que la presencia del Sr. Gil en las entrevistas que los Oficiales tuvieron con la Delegada de Auxilio Social y con el Jefe Local de Falange, dado su carácter de Presidente de la Sociedad de Festeros, representaba su conformidad a los requerimientos que a dichos elementos dirigentes de Falange se hacía, en evidente e intencionada contradicción con la aquiescencia que el Sr. Gil tenía dada a los acuerdos de la Comisión Gestora encaminados a no permitir la celebración de bailes, manifiesta falta de consideración con la Alcaldía y demás compañeros de Consistorio, como lo fue anteriormente la de reanudar el funcionamiento de la Sociedad de Festeros sin contar para nada con la Autoridad local. Replica a esto el Sr. Gil que tiene un oficio del Sr. Comandante Militar autorizando la reapertura de la Sociedad, pero el Sr. Alcalde aduce que tal trámite fue solamente entre la Sociedad y el Sr. Comandante Militar, prescindiendo por completo de lo que representa la Comisión Gestora municipal y los miembros que la componen, confesando el Sr. Gil que si tal hecho constituye una falta la reconoce y pide le dispense; y en cuanto a que acompañó a los Oficiales a visitar al Sr. Sanz y a la Srta. Berenguer advierte que fue después que le dijeron que tenían el permiso del Sr. Comandante Militar, y si lo hizo fue porque él está dispuesto a darlo todo por el Glorioso Ejército Nacional que nos ha liberado y por sus dignos esforzados componentes. Un dato que el Sr. Mompó considera oportuno recordar es que se facilitó gratuitamente Falange a la Sociedad de Festeros un camión para transportar desde Castellón género para ser expedidos en el baile que se intentaba organizar, y en cambio a la Unión de Comerciantes se le pusieron grandes trabas para proporcionarle otros camiones que


MIS ARTÍCULOS PERIODÍSTICOS EN 2010
To see the actual publication please follow the link above