Page 93

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

89 Dentro de un perímetro cercado por una verja de hierro forjado se encuentra la iglesia de la Purísima Sangre, sobrio edificio monacal de monjas pertenecientes a la orden del Carmelo. Las fachadas están realizadas con paredes de carga de mampostería reforzadas en los ángulos y luces con piedras de sillería, de influencia renacentista. La iglesia se compone de una nave de medio cañón y capillas laterales, tiene dos puertas de entrada, la principal se halla rematada por un frontón de forma peraltado y la lateral es dintelada. La espadaña o campanario es de estilo barroco. Este conjunto monacal fue edificado con planos del arquitecto Fray Joseph Alberto Pina, religioso lego de la Orden de Nuestra Señora del Carmen, cuyo origen arranca en 1574. Unido a este edificio se encuentra la sacristía con puerta directa al exterior. A principios de la Guerra Civil, el 28 de julio de 1936, este monasterio fue saqueado e incendiado. El Ayuntamiento, en la reunión de la Comisión Ordinaria del 29 de agosto de 1939, acordó la reconstrucción del Convento de Carmelitas. El arquitecto municipal dio su informe sobre el estado del edificio. En l solar que hoy ocupa el convento del Carmelo y antes de su edificación a principios del siglo XVI, se asentaba la iglesia de la Virgen de Loreto, con patio recayendo a la parte del río y seguidamente otra iglesia llamada de la “Purísima Sangre”, junto con una pequeña casita conocida como la de los desamparados porque servía como depósito de cadáveres de desvalidos hasta el momento de su inhumación. Igualmente se usaba como enfermería para que se curaran los cofrades después de los actos penitenciales que se imponían ellos mismos en la citada Cofradía de la Purísima Sangre. Detrás existían patios y huertos. A parte de los actos disciplinares señalados, otra faceta prioritaria de la cofradía consistía en motivos piadosos, como recoger a los ajusticiados para sepultarlos y antes asistirlos en la fe, para que no murieran desesperados. También impartían la caridad a los pobres en la enfermedad y a las viudas proporcionándoles socorro. Un seísmo que se registró durante la tarde del 5 mayo 1748, que se repitió durante la noche, produjo importantes desperfectos en el campanario.


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above