Page 8

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

la Edad Media cristiana, si bien hay una mención a los primeros pobladores. Es otra de las constantes del autor, su interés por la religiosidad de Ontinyent y sus manifestaciones, en este caso artísticas. Sin duda la división en estilos, aunque complicada por la historia misma de los templos de los que se habla, va a ser muy útil para numerosos lectores a los que la sistematización les permite conocer en conjunto, integradamente, obras y elementos que por separado son difíciles de entender. A ello contribuye la proliferación de fotografías, con gran detalle algunas de ellas, que dan al libro un carácter gráfico y didáctico. Quiero destacar la oportunidad que ofrece esta obra de reparar en detalles que de otra manera serían imposibles de conocer. Por una parte la mención a lo ya desaparecido, que gracias a la recuperación de imágenes antiguas y al archivo personal del autor pueden ser, al menos, vislumbradas por el lector. De otra parte, es complicado poder ver con detenimiento y precisión, si no es gracias a una obra como la presente, el apostolado de Segrelles, hornacinas de diversos templos, inscripciones relativamente ocultas, o objetos en los que es difícil reparar. En definitiva, estamos ante una obra que invita a redescubrir nuestro patrimonio, incluso el ya, tristemente y demasiadas veces, desaparecido. A partir de ella, a buen seguro, muchos lectores verán con otros ojos a Ontinyent, y quizás algunos profundicen en el conocimiento del legado de muchas generaciones que nos precedieron y nos legaron la expresión artística y material de sus creencias, de las que, de una manera u otra, todos los hijos de Ontinyent somos herederos. Fernando Lliso Bartual


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above