Page 37

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

Para reemplazar el magnífico patrimonio artístico que poseía la iglesia de Santa María, desaparecido durante la Guerra Civil, se realizaron varias obras de arte y con ello dotar a la misma de elementos artísticos que ayudasen a los fieles a elevar la espiritualidad hacia las cosas divinas. En lo más alto del retablo se encuentra la Santísima Trinidad, dominando desde el trono de la gloria todo el templo, mostrándonos Segrelles, con toda su expresión pictórica, una gran serenidad. El color es el componente esencial que define la pintura. La gama cromática que el artista emplea aquí mayormente son los colores cálidos, rojos, amarillos y anaranjados, que son intensos, vitales, y se relacionan con el sol y la alegría, actúan sobre la sensibilidad y contribuyen a modificar la óptica del espacio y a agrandar y acercar las imágenes al espectador Ha de hacerse constar que, al tomar erróneamente el tamaño del cuadro, se tuvo que añadir dos rectángulos, uno en la parte baja más otro a mano derecha, lo que produjo una saturación de nubes y sombras azuladas, todo lo cual hace descentrar un poco las imágenes. El 8 de diciembre de 1946, Monseñor Fray Vicente Roig Villalba, Obispo auxiliar de “Arad”, vicario Apostólico de Vallepur (Colombia) y Administrador Apostólico de Riohacha, durante la misa de la Purísima consagró los diecinueve cuadros de Segrelles.


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above