Page 211

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

207 1800: Figura como Plebán Manuel Soler, hasta enero de 1809, en que se ausenta. 1810: Ocupa el caro de Plebán Pedro Pons por ausencia de Manuel Soler. En octubre de 1810 ocupa el cargo de Plebán Mariano Sans hasta 1817. 1817: Lo ocupa unos años, interinamente, José Torró. 1827: Vuelve a ocupar la plaza de Plebán Mariano Sanz, hasta su muerte en 1828. 1828: Fue nombrado Plebán Fernando Soriano desempeñando el cargo hasta 1858. Tomó posesión de la Plebanía en 1858, Francisco Gómez Ochando, quien dejó el cargo el 10-3-1866 por haber sido nombrado para ejercer su ministerio pastoral en la Catedral de Oviedo como secretario de Cámara y Gobierno del Obispo Jesús Montagud. El último Plebán que hubo antes de la supresión fue Fernando Soriano. A partir de l.884, mediante circular de los Prelados, se restringió las prerrogativas del honor eclesiástico de los Plébanos. *** Por su parte, el canónigo e hijo de Ontinyent, Gonzalo Vidal Tur, en su artículo del Programa de Fiestas de la Purísima de 1957, al hablar de las Plebanías, decía que en la antigua Iglesia “Corepiscopos eran auxiliares de los Obispos, superiores a los presbíteros, que visitaban las demarcaciones episcopales en nombre de los obispos. La distinción 68 del capítulo “Eclesiis” así lo establece”. Más adelante seguía: Los obispos solo se creaban para extensas comarcas (diócesis) y para los pueblos de alguna importancia, dentro de ellas existían “visitadores o Corepiscopos” que presidían en sus distritos y ejercían ciertos actos pontificales, como consagrar la Eucaristía y conferir Ordenes Menores, según el Concilio de la Odicea. Últimamente los Prelados delegaron en los Corepiscopos casi todos sus poderes y prerrogativas, por lo que el capítulo “Quamvis”, distinción 68, los suprimió, quedando anulados completamente a finales del siglo X. A los Corepiscopos sucedieron sacerdotes del Clero episcopal para cuidar la Iglesia de varios poblados distantes del centro diocesano; a dicha Iglesia se la llama a título, a sus fieles plebe y plebanos a los sacerdotes que las regían”. También indicaba que “en España presidían los plebanos, en los sínodos, a todos los párrocos de la diócesis, consagraban la Eucaristía, iglesias y altares, administraban la Confirmación y daban las cuatro Órdenes Menores con la Tosura. Además ejercían otras funciones como puede verse en el capítulo XV de “Praeb et dignit.” No obstante les estaba prohibido excomulgar y absolver censuras”. Todas estas prerrogativas las podían ejercer únicamente dentro del terreno de su jurisdicción delegada, donde podían realizar las mencionadas funciones, y las usaron durante largo tiempo, siempre y cuando tuvieran la autorización expresa de sus Prelados y el Vº Bº de la Santa Sede, pudiendo usar algunas insignias pontificias como Mitra, Pectoral y Anillo, pero nunca Báculo.


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above