Page 209

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

205 La plebanía de Onteniente fue creada por el Papa Pío II, a ruego del Rey Juan II (arch. Reg. Valentino Regtº 9º, fol. 56 v), ante los nobles propósitos de los Jurados de la Villa, primera de entre las Reales por su incremento material tanto intelectual como espiritual. Favoreció la petición del Rey la coincidencia providencial de encontrarse en Roma el Maestro Fray Simón Olcina, ilustre hijo de Ontinyent y Penitenciario de la Basílica Primada de San Pedro, quien negoció el asunto de la Plebanía de su pueblo natal personalmente con el mismo Pontífice; y el 25 de abril de 1464, poco antes de morir Pío II, expedía éste su Bula de institución de la referida Plebanía, quedando con ello plenamente satisfechos el Rey y el Clero, Jurados y vecinos de Ontinyent. El 17 septiembre de 1722, el Papa Inocencio XIII ratificó la categoría de Plebanía. Dice el padre Luis Fullana en su “Historia de Onteniente”, que, como entre otras gracias que concedió el Pontífice a los Jurados de nuestra villa, contábase la de poder elegir por sí mismo al primer Plebán, éstos, en prueba de gratitud, eligieron al mismo Simón Olcina. El párroco, que lo era a la sazón el Doctor Jaime Eixarch, renunció espontáneamente a todos los derechos que como cura pudiera tener. Según mis ulteriores averiguaciones, el primer Arzobispo de Valencia, Cardenal Rodrigo de Borja, luego Papa Alejandro VI, por mediación de su Obispo Auxiliar Fray Jaime Pérez, nombró canónigo de Valencia al Doctor Eixarch para recompensarle su espontánea renuncia al curato de Santa María de Ontinyent, facilitando así la entrada a nuestro Plebán (actas Cap. 1464) cuyas obligaciones en él y en sus sucesores eran: subsidiar la predicación de Cuaresma, retribuir al sacristán y acólitos de Santa María y de San Miguel, predicar las dominicas de Adviento, Septuagésima, Quincuagésima y demás días solemnes y pagar el subsidio legal al Rey. El reverendo Simón Olcina, luego de su entrada y toma de posesión, como primer Plebán, firmó una concordia con el Clero Parroquial. Concordias que se repitieron considerable número de veces entre distintos Plebanes y Beneficiados de Santa María en épocas distintas y para diversos fines. Según escritura del 25 de noviembre de 1575 se firmó una de estas concordias ante el escribano (Notario) Jaime Juan Molina. El Plebán disfrutaba de los derechos arancelarios de rector y párroco; como primer beneficiado, de los correspondientes frutos y distribuciones; de dos libras anuales que, como censo, le legó el Marqués de Colomer, y de 30 libras más que todos los años debían entregarle los Cleros de Ontinyent y Agullent como derechos de los frutos primiciales pertenecientes a sus términos. Leemos en el libro de “Visitas pastorales” (1569 del archivo de Santa María) que el Plebán Tomás Vallés quiso recibir, con todas sus insignias, en los linderos de la villa al visitador general del Arzobispado Pedro Conderos, cuando éste, en nombre del Patriarca Juan de Ribera, vino al pueblo para girar visita canónica. Si el Plebán quiso presentarse con aquellas insignias pontificias fue para dar más realce al acto, dada la significación del ilustre huésped y la importancia de las funciones que venía a realizar en nombre del insigne Prelado. Enfrentadas ambas personalidades, Plebán y Visitador, éste no consintió que el primero fuese quien le reverenciase y saludase como su superior, y, ante la admiración y el agrado de la feligresía, fue él, el Visitador, quien saludó primero al Plebán, besando su pectoral y situándose a su izquierda. Luego, en Santa María, el Señor Conderos explicó su proceder diciendo que las insignias pontificales del Plebán estaban sobre cualquier jerarquía no pontificia y delegada. En aquel entonces la Plebanía de Santa María contaba 48 beneficiados de mérito que diariamente cantaban Maitines a las doce en punto de la noche en su respectivo coro, hasta que en 1604 dejaron de cantarlo por el asesinato cometido en la persona del mencionado y dignísimo Plebán Doctor Vallés, cuando precisamente salía del templo de cumplir dicha obligación.


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above