Page 187

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

183 En la parte baja del freso aparece un tríptico; en primer lugar, en la parte izquierda tenemos la impresión de los estigmas o marcas similares a las cinco llagas de Jesús crucificado que recibió san Francisco, hecho que se produjo en el monte de La Verna en 1224. En el centro, dentro de un arco ojival artísticamente decorado con motivos barrocos, vemos el pasaje narrado por Marcos 10, 17-31, donde uno, después de decirle a Jesús que cumple todos los mandamientos, quiere saber que más le falta para salvarse y Jesús, poniendo en él los ojos, le amó y le dijo: Una sola cosa te falta: vete, vende cuanto tienes y dalo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme. Ante estas palabras se nubló su semblante y se fue. Su predicación tiene como base los principios y las verdades, pero no bastaba para aquellos hombres rudos. Jesús recurrió a lo maravilloso y a la poesía. Hizo Milagros y habló en Parábolas. A la derecha tenemos la crucifixión de Jesús. Le habían visto morir y no hacía falta el crurifragio, que era uno de los peores hallazgos de la crueldad: consistía en romper las piernas a los crucificados, para provocarle la muerte rápidamente y evitarle padecimientos; pero uno de los soldados, llamado Longinos, como para descargar su conciencia, echando mano a su lanza, le dio un gran golpe en el costado y vio con maravilla que de la herida salía sangre y agua. Una artística celosía se halla en la parte superior y, a ambos lados, las figuras de los profetas Ezequiel y Daniel. En la parte más alta hay una recreación de la aparición del Resucitado a los discípulos, en la tarde del día de Pascua, escena en la que se representa recibiendo, un grupo de seis apóstoles, de manos de Jesús, el pan eucarístico en presencia de la Virgen María.


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above