Page 104

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

100 Una nave y cinco capillas laterales a ambos lados, con arcos de medio punto que hacen de contrafuertes, componen el interior del templo de San Carlos. Sobre los arcos existen otros tantas tribunas, y cada una tiene la forma de dos arcos en cuya unión no descansa la pilastra. Se comprenden estas pequeñas divisiones, pues la iglesia de San Carlos es una construcción efectuada por la Compañía de Jesús, que al no ser su norma la oración comunitaria, si no que la realizan sus miembros individualmente, estos espacios buscan la particularidad de la oración en cada miembro. En la segunda Congregación General de esta Orden se estableció algo más definitivo y concreto, ya que para los edificios e iglesias se acordaron perfectamente con el “modo nostro” o escuela jesuítica característico de la Compañía. Era ineludiblemente preciso que se remitiera al Padre General de Roma todas las trazas y diseños de los que en adelante se iban a construir, sin cuya aprobación no podía empezarse a edificar. La comunidad de los Jesuitas mantuvieron un colegio en un edificio adjunto, llamado “San Ignacio de Loyola”. La noche del 13 de junio de 1871 se produjo una gran tempestad con mucho aparato eléctrico; un rayo cayó en San Carlos prendiendo fuego en la bóveda del Altar Mayor. Arcos de capillas y tribunas de medio punto y las capillitas se cubrieron mediante capillitas elípticas y linternas. Este templo fue sometido a trabajos de restauración desde febrero a julio del 2001.


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above