Page 102

ONTINYENT ARTE E IGLESIAS

98 Las iglesias de los jesuitas solían edificarse en el centro de las poblaciones, para atraer la afluencia del público, tanto a la iglesia como a los colegios que ellos creaban, tal como el propio san Ignacio recomendaba para que cumplieran la función de educar a los niños y jóvenes. Según la ficha número 102 del Catálogo del Patrimonio Artístico Municipal, la decoración de la fachada barroca de piedra labrada es original del arquitecto Francisco Almenar. Tiene portada barroca con dos cuerpos enmarcados y en la parte superior la imagen del santo titular. Posteriormente en 1942, fue restaurada de los desperfectos sufridos durante la Guerra Civil, por Francisco Bolinches y Bolinches. En octubre de 1837 empezaron a impartir enseñanza, colocándose sobre el dintel de la puerta la siguiente inscripción: ESTABLECIMIENTO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA. AÑO 1837. La noche del 13 de junio de 1871 se produjo una gran tempestad con mucho aparato eléctrico y un rayo cayó en San Carlos prendiendo fuego en la bóveda del Altar Mayor, construida en 1868 con parte de la herencia de Estanislao Pérez. La gran cantidad de agua de la tormenta y los numerosos vecinos que acudieron a sofocarlo, impidieron que el fuego se extendiese. El Cabildo de fecha 15 septiembre 1837 agradeció a los herederos de Estanislao Alcaraz, antes Pérez, los más de dos mil pesos para el Altar Mayor de San Carlos. Coincidiendo con la festividad de san Carlos de 1958, la Caja de Ahorros donó a esta parroquia la suma de 5.000 pesetas para la construcción de las andas del santo


ONTINYENT ARTE E IGLESIAS
To see the actual publication please follow the link above